Log in

Santa Catalina a Royal Hideaway Hotel, celebró anoche 130 años de historia

  • Escrito por José Antonio Cabrera, ASSOPRESS
  • Publicado en Sociedad

Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel abrió anoche sus puertas para celebrar 130 años de historia. El hotel grancanario, inaugurado en 1890, recibió a cerca de 300 personas para redescubrir la historia del emblema de Las Palmas de Gran Canaria.

La propuesta, diseñada por el director y productor de artes escénicas Israel Reyes, consistió en “un viaje en el tiempo protagonizado por las estancias del hotel, en las que la historia y la vanguardia se dan la mano a través de las obras de arte, la arquitectura y la gastronomía”.

Al evento acudieron representantes ilustres de la escena grancanaria como Pedro Quevedo, presidente de la sociedad municipal Hotel Santa Catalina y concejal de Turismo, quien aseguró que el hotel “es más que un ladrillo encima de otro ni una habitación al lado de otra; es un símbolo para la ciudad”, o Augusto Hidalgo, alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, que defendió que “la ciudad vuelve a tener una joya de 5 estrellas gran lujo, para servir de postal para el mundo y de carta de presentación a los visitantes que vienen a ver una ciudad que está en pleno crecimiento”.

También asistieron el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que aprovechó la ocasión para destacar que “Canarias tiene una oferta turística de primer nivel, y el Hotel Santa Catalina es un ejemplo, prácticamente incomparable con espacios de otros lugares”, y Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló Hotel Group, que afirmó que la compañía “espera contribuir en la tarea de hacer de Las Palmas de Gran Canaria una gran capital turística y hacer el mejor trabajo posible como hoteleros, para que la gente de la ciudad y de la tierra se sienta orgullosa de nuevo de este magnífico hotel”.

La presentadora de informativos de Televisión Canaria Pilar Rumeu actuó como maestra de ceremonias. Su voz en off dio la bienvenida a los asistentes, que esperaban con ilusión en la entrada del Hotel. A esta la siguió un videomapping de 60.000 lúmenes, que iluminó el edificio de Santa Catalina a Royal Hideaway Hotel para narrar su historia, una que empezó con la llegada de los ingleses a la Isla en su ruta hacia el continente africano.

Desde 1890, los invitados tuvieron la oportunidad de recorrer las estancias del Hotel de una manera inolvidable. El Patio Doramas, el Salón Miguel Martín de la Torre o el Patio de las Tortugas, fueron escenario de diferentes muestras artísticas, ambientadas en las obras del artista canario Néstor de la Torre, en fragmentos de la poesía del inglés John Gray o en el cine inspirado en hoteles, con películas como Casablanca o El Gran Hotel Budapest.

El Museo Canario añadió un toque especial con su exposición “Hotel Santa Catalina: Historia de Las Palmas de Gran Canaria”, una muestra organizada por el Centro de Documentación del Museo a partir de sus fondos históricos. La exposición, que estará disponible hasta el 2 de marzo para huéspedes y visitantes, repasa la historia del hotel con motivo de su reapertura como Santa Catalina a Royal Hideaway Hotel.

En el Salón Palmeras y los patios del hotel, la propuesta gastronómica, fusión de la cocina de Poemas y Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, se compuso de 12 elementos y áreas dedicadas al queso canario y productos ibéricos. Los artífices fueron los hermanos Padrón e Iker González, chef del Hotel, que presentaron algunos de sus platos en directo.

También hubo espacio para los cócteles. El excepcional mixólogo del Alis Rooftop Bar, Marco Martínez, preparó los cócteles que mejor combinaban con la propuesta gastronómica, diseñada especialmente para la ocasión.

La propuesta musical de Gran Canaria Big Band, pieza fundamental del patrimonio musical canario desde 1997, ambientó el cóctel en el Patio de los Geranios. A ellos se unieron el artista Hirahi Afonso, quien sorprendió con una pieza de timple que hizo las delicias de los amantes de la música canaria, y Sonia Santana, cantante e intérprete grancanaria que entonó dos piezas a piano.

Con el cambio de día, fuegos artificiales salieron del Parque Doramas e iluminaron el cielo en una muestra espectacular de pirotecnia, El hotel afronta su nueva etapa mirando hacia el futuro, pero conservando lo mejor del pasado para ser, hoy y siempre, uno de los mejores hoteles de Europa y un símbolo de Las Palmas de Gran Canaria. La leyenda continúa 130 años después.

Modificado por última vez enViernes, 07 Febrero 2020 21:15

Gran Canaria