Logo
Imprimir esta página

Entrevista a las Comisarias de la exposición ‘Mujeres Nobel’

A Belén Yuste y a Sonnia Rivas Caballero les une la pasión por dar a conocer la vida y la obra de personajes históricos. Ahora, llegan a Gran Canaria con la exposición ‘Mujeres Nobel’ que impulsa la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, cuyo objetivo fundamental es poner en valor a aquellas mujeres galardonadas con el premio Nobel y que tienen en común una vida al servicio de la Humanidad.

Se trata de una iniciativa pionera, que surge en el año 2017 y que, desde sus inicios, cuenta con el apoyo de la organización de los Premios Nobel, en Estocolmo y Noruega. Belén Yuste es científica y Sonnia Rivas Caballero es mezzosoprano, han aparcado sus profesiones y están de lleno involucradas, con Rocaviva Eventos, en dar visibilidad, en este caso, a las ‘Mujeres Nobel’. La exposición, que se puede visitar de forma gratuita hasta el 29 de marzo, estará distribuida en tres museos del Cabildo de Gran Canaria: Casa de Colón, Casa-Museo Pérez Galdós y Casa-Museo León y Castillo de Telde, dedicado, cada uno de ellos, a las disciplinas de la Ciencia, Literatura y la Paz, respectivamente.

Con Rocaviva Eventos ya han realizado otras exposiciones dedicadas a personajes históricos, como María Sklodwoska-Curie, una polaca en París. Pero, ¿cómo surge la idea de ‘Mujeres Nobel’?

Sonnia Rivas Caballero: Pues esta exposición surge precisamente de la que has mencionado, dedicada a María Sklodwoska-Curie, que presentamos en el Museo de Ciencias Naturales, en Madrid. A su inauguración vino la que era entonces embajadora de Suecia en España y le gustó tanto la exposición, que nos propuso realizar una reunión y una posible colaboración con la Embajada de Suecia.

Belen Yuste: Claro, a nosotras enseguida se nos ocurrió ‘Mujeres Nobel’, pero, al mismo tiempo, pensamos que Suecia ya tendría una exposición de mujeres nobeles. La sorpresa fue cuando nos llaman desde Estocolmo para decirnos que no existía una muestra en Suecia dedicada a las mujeres galardonadas con el prestigioso premio, y que la Fundación Nobel estaba dispuesta a colaborar con España si la hacíamos. Así que España lidera una exposición de ‘Mujeres Nobel’, un país que, todavía, no cuenta con ninguna mujer Nobel.

Ya llevan recorrido parte del territorio nacional y ‘Mujeres Nobel’ también ha viajado al extranjero. ¿Qué cifras de visitas manejan?

BY. Estamos muy contentas. Cuando nos invitaron a la ceremonia de los Premio Nobel ya habíamos alcanzado las 500.000 mil visitas con la exposición. Razón por la que nos invitaron para que conociéramos de primera mano lo que nosotras, con esta exposición estamos difundiendo por todo el mundo. La itinerancia extranjera comenzó en San Remo, Italia, y continuará por la UNESCO y diferentes entidades europeas.

SR. Empezamos en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, donde, en principio, estaba planteada para seis meses y al final se alargó a nueve, de tanto público que tuvimos. Alcanzamos las 260.000 visitas, fue una locura. También estuvimos en el Congreso de los Diputados, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander, en el Hospital 12 de Octubre, en Madrid, en las Universidades Complutense y Autónoma. También la llevamos a San Remo, Italia. Villa Nobel, lugar donde falleció Alfred Nobel se restauró y para su reinauguración eligieron ‘Mujeres Nobel por la Paz’.

Inauguran la exposición el día 11 de febrero, Día Internacional de la Niña y la Ciencia. ¿Qué crees que puede tener en común una niña, una estudiante de hoy en día, y las mujeres representadas en esta exposición?

BY. Pues mira, muchas de las mujeres científicas afirman que la lectura de la vida de Maria Curie fue la que les impulsó a hacer una carrera científica. De hecho, Elisabeth Blackburn, premio Nobel de Medicina, también lo confesó cuando vino. Yo creo que, sobre todo, en esta exposición en Ciencia, que es donde la mujer tiene un techo de cristal que cuesta romper en el s. XXI, pueden ver que son personas como ellas. Que partían de situaciones bastante precarias y que el Nobel no es inaccesible. Por ejemplo, Montalcini, con una situación económica y social bastante difícil, siendo mujer, estudió Medicina, y lo hizo todo de forma clandestina, porque las mujeres no podían estudiar. Si ella lo consiguió, como no lo van a conseguir nuestras jóvenes, si realmente quieren dedicarse a la carrera científica.

SR. Es un espejo, donde pueden verse reflejadas. Y, en todos los casos, hemos querido incidir en la infancia, es decir, en el pre-Nobel, en el camino hasta llegar ahí. Porque para algunas de ellas ha sido muy difícil, teniendo que superar dificultades físicas o económicas. Y es precisamente eso lo que para nosotras es muy interesante, porque lo que hace es acercar al público el personaje, para que no lo vean como inaccesible, sino que han sido o son gente normal.

Hay nombres muy conocidos, como Maria Curie o Rigoberta Menchu, pero otras muchas son totalmente desconocidas para el público no especializado. ¿Qué papel juega la educación en la visibilidad de estas mujeres?

BY. Es fundamental y hay mucho trabajo que hacer. Para que un personaje cale en la sociedad tiene que estar en los libros de texto. ¿Por qué todo el mundo sabe que Maria Curie es una científica? porque está en los libros escolares. Tu preguntas por Concha Espina y nadie sabe nada, es una pena. Hay un guiño al gran escritor universal Benito Pérez Galdós, que como ella, fue candidato al premio Nobel de Literatura en varias ocasiones. Pero el Nobel marca una diferencia entre tenerlo y no tenerlo, y te quedas en el olvido.

SR. Por alguna razón, las mujeres Nobel son menos visibles que los hombres galardonados con este premio. Es verdad, que ellas no llegan al 5% de los premiados y como la proporcionalidad es pequeña, también están menos visibilizadas. Pero, también es cierto, que en ese mundo ‘Nobel’ las mujeres no tienen tanta importancia y por eso hemos querido centrarnos en ellas, que son tan valiosas como los hombres y, además, poner el foco en algunas, que no han llegado a tener el famoso premio, pero que lo hubieran merecido sin ninguna duda.

¿Cuál es el estado de salud del Premio Nobel?

BY. Bueno, económicamente está estupendo, porque, claro Alfred Nobel hizo una fortuna enorme con sus patentes, sobre todo con la de la dinamita que le hizo multimillonario. Claro, después, como tenía sobre su conciencia la cantidad de vidas que había sesgado su invento, quiso compensarlo con un premio que contribuyera al bien de la humanidad. El montante económico era tanto, que el premio sigue viviendo de los intereses de esa cuantía que nunca se ha tocado.

También se discute mucho sobre la apertura del premio a las mujeres.

SR. Sí, eso nos lo han explicado. Ellos reciben las nominaciones de todo el mundo, y, por poner un ejemplo, si la Real Academia Española propone a tres hombres, difícilmente entre los candidatos al Nobel va a haber una mujer. Y eso es lo que suele pasar a nivel mundial. Entonces, hombres nominan a otros hombres, con lo que a ellos les resulta muy difícil romper la brecha de género.

¿Qué tiene de especial ‘Mujeres Nobel’?

BR. Pues para mí, lo que tiene de especial este proyecto es el haber unido a tantos países, como Estados Unidos, Israel, Kenia, Albania, Francia, Polonia, Noruega y Suecia. Hay un total de 13 embajadas implicadas, también distintas instituciones, como la Universidad Autónoma, la Universidad Complutense, la Biblioteca Nacional, el Museo Nobel de Estocolmo y de Oslo. Realmente, en un momento, en el que parece que la gente se separa, poder unir a tantas sensibilidades diferentes, es muy especial.

BY. Y sobre todo enviar el mensaje a los estudiantes y a gente de todas las edades, de que, cada uno desde sus circunstancias, puede llegar a la excelencia, con mucho trabajo, sí, pero no es imposible.

Sonnia Rivas Caballero y Belén Yuste ya están trabajando en la próxima exposición, que dedicarán a Ramón y Cajal, del que se cumple este año el centenario del Instituto. Un personaje del que también podrán conocer un detalle poco conocido en ‘Mujeres Nobel’, en la Casa-Museo Pérez Galdós, ya que fue él, quien propuso a Concha Espina como candidata al premio Nobel. ‘Mujeres Nobel’ va dirigido a un público de todas las edades, y según sus comisarias, todos, tanto el que ya sabe, como el que no, descubrirán algo que desconocían.

What do you want to do ?
New mail
Diseño y desarrollado; Héctor Rodríguez. Todos los derechos reservados