El Tribunal de Melbourne da la razón a Djokovic y declara válido su visado

IUSPORT Enero 11, 2022

El juez Anthony Kelly ha anulado la decisión del Gobierno de Australia de cancelar el visado del tenista serbio y que el serbio podrá abandonar el hotel en el que estaba recluido en 30 minutos. Además, las costas judiciales deberán correr a cargo del Gobierno de Australia

El Tribunal Federal de Australia ha dado la razón a Djokovic. El serbio gana su caso contra el gobierno de Australia tras la retirada de su visado a su llegada a Melbourne para disputar el Open de Australia.

El Tribunal ha anulado la decisión del Gobierno de Australia de cancelar el visado del tenista serbio y que el serbio podrá abandonar el hotel en el que estaba recluido en 30 minutos. Además, las costas judiciales deberán correr a cargo del Gobierno de Australia.

Antes de que concluyera la vista virtual de hoy, que comenzó con retraso y ha tenido problemas técnicos y varios recesos, se hizo público que el juez Kelly autorizó que Djokovic abandone el hotel en donde está recluido para seguir el proceso desde un lugar no revelado.

La vista debió comenzar a las 10.00 horas del lunes (23.00 GMT del domingo), pero por problemas con la transmisión se demoró 40 minutos su inicio.

Nicholas Wood fue quien representó al tenista. Por parte del gobierno australiano compareció Christopher Tran.

Después de más de una hora de audiencia, los defensores de Djokovic profundizaron en la exención médica que el jugador había conseguido por parte del director médico de Tennis Australia.

Fue allí en donde el juez Anthony Kelly se manifestó asombrado: “Aquí, un profesor y un médico eminentemente calificado han presentado y proporcionado al solicitante una exención médica.

Además de eso, esa exención médica y la base sobre la cual se otorgó, fue otorgada por separado por otro panel de expertos independientes establecido por el gobierno del estado de Victoria. Me preocupa saber qué más podría haber hecho este hombre (Djokovic)”, a lo que Woods agregó: “Estoy de acuerdo”.

Tras un receso de algo más de una hora, intervino Christopher Tran, el letrado del Departamento de Inmigración, que basó su ofensiva en los informes del Australian Technical Advisory Group of Immunisation’s (ATAGI), que defienden que la vacunación ya no perjudica a quienes se hayan contagiado por covid-19, siempre que hayan dejado atrás los síntomas.

Sin embargo, el pleito se ganó por cuestiones formales. El argumento clave alegado y que finalmente motivó al magistrado a tomar la decisión de liberar al tenista fue, segun El País, básicamente, que los agentes que le interrogaron tras desembarcar en el país no le dieron el tiempo que inicialmente le habían prometido para poder plantear su argumentación. “A Djokovic se le dijo a las 5:20 horas del jueves pasado, que podría tener hasta las 8:30 para dar respuesta al aviso de cancelación de su visa”, expone el juez Kelly. Y puntualiza: “Posteriormente se le pidió una respuesta a las 6:14 horas, y los oficiales tomaron la decisión [de cancelarle la visa] a las 7:42 horas. Por lo tanto, se le negó al solicitante hasta las 8:30 am para hacer algunos comentarios”.

Esto explica la advertencia del Gobierno de que puede volver a denegar el visado.

Advertencia del Gobierno

En la vista virtual de hoy, el Gobierno de Australia accedió a revertir su decisión de cancelar el visado, aunque el abogado del Gobierno, Christopher Tran, señaló que el Ministro de Inmigración, Alex Hawke, considera la posibilidad de usar sus poderes especiales para deportar a Djokovic aduciendo otros motivos.

Este potencial gesto del Ejecutivo de Scott Morrison, que busca ser reelegido este año, sería "muy preocupante", según dijo el juez Kelly al sopesar las potenciales consecuencias, aunque no especificó cuáles eran.

Por consiguiente, salvo que se produzca esa decisión extraordinaria del Ministerio de inmigración, el serbio podrá disputar el Abierto de Australia, que comienza dentro de pocos días y que de ganar se convertiría en su décimo título de ese torneo y su vigésimo primer Gran Slam y superar así a sus rivales el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal.

Djokovic abandona el hotel

El tenista serbio de 34 años abandonó esta tarde (horario de Australia) el hotel Park del norte de Melbourne, en donde está retenido desde el jueves, según informó el diario The Age.

El tenista número uno del mundo aterrizó en el aeropuerto de Melbourne el miércoles por la noche para participar en el Abierto de Australia, que se celebrará entre el 17 y el 30 de enero.

Tras su llegada, las autoridades migratorias le revocaran el visado presuntamente por incumplir los requisitos impuestos por la covid-19, a pesar de contar con exención que le permitía entrar en el país sin vacunarse.

Djokovic -conocido por oponerse a la inmunización obligatoria contra la covid-19,- queria esclarecer su situación para que sea considerado en el sorteo de tenis Australia, torneo que se celebrará entre el 17 y el 30 de enero.

LAS ALEGACIONES DE LAS PARTES

(Con información de El Mundo y El País)

El abogado del tenista alegó que obtuvo una exención médica para competir en el Grand Slam, pero luego, según la Fuerza Fronteriza Australiana, la dura agencia de inmigración del país del Pacífico, incumplió las reglas que exigen que todos los que entran estén completamente vacunados a menos que puedan probar una exención válida. Para los agentes fronterizos, Djokovic no la tenía. Pero sus abogados apelaron bajo el argumento de que los errores en el aviso de intención de cancelar su visa y en la decisión del delegado del ministro del Interior significaban que la visa debía ser restituida.

Asi empezó su exposición ante la audiencia Nicholas Wood, el abogado del tenista, cuyos argumentos fueron bien acogidos por el juez Anthony Kelly. El letrado, sujetándose en la Ley de Migración australiana, dijo que los funcionarios fronterizos no notificaron a su cliente de forma adecuada su intención de cancelar su visado, como bien marca la legislación.

Wood aseguró que a Djokovic se le negó la equidad procesal en las horas posteriores a su llegada al aeropuerto el miércoles por la noche, ya que no tuvo suficiente tiempo para contactar a sus abogados y fue presionado para continuar una entrevista con los oficiales de la Fuerza Fronteriza mientras tenía desfase horario. El juez Kelly reconoció en ese momento de la sesión los pasos dados por el tenista. "¿Qué más podría haber hecho este hombre?", soltó el magistrado, criticando después al gobierno australiano por incumplir un acuerdo para darle más tiempo para defender su visa de la cancelación.

"Ni siquiera se le concedió el tiempo necesario para poder recibir asesoramiento", insistió Wood. Además, el abogado explicó que Djokovic no podía ser vacunado por motivos médicos tras "tener cierto nivel de inmunidad natural por haber padecido covid-19 recientemente (16 de diciembre)", y que su cliente mostró en el aeropuerto la exención médica que le proporcionó Tennis Australia y el estado de Victoria.

Pero Christopher Tran, el abogado del gobierno federal que intervino tras un receso de una ahora y con un nuevo enlace del directo colgado en YouTube tras los problemas técnicos, respondió que la cancelación de la visa fue válida y que un caso reciente de Covid-19 no constituye una razón para no vacunarse. Tran argumentó que, si Djokovic se recuperó quince días después de su prueba positiva, como señaló el propio tenista en el interrogatorio que los agentes fronterizos le hicieron en el aeropuerto, entonces había tenido tiempo de comenzar un ciclo de vacunación.

De acuerdo con los representantes del Ejecutivo, la Austalian Technical Advisory Group on Immunisation (ATAGI), que actúa como organismo consejero del ministro de Sanidad respecto al programa nacional de inmunización, considera que "una previa infección de Covid-19 no es indicación para no vacunarse en Australia". Por ello, rechaza también el argumento de la defensa del tenista de que este podía entrar al país con una exención médica al haber pasado la enfermedad en diciembre.

Según un documento publicado el domingo por los abogados del Departamento del Asuntos Internos de Australia, los agentes de la Fuerza Fronteriza habían concluido que Djokovic, al no estar vacunado, representaba un riesgo para la salud pública y que nunca se le aseguró que con su exención podría ingresar a Melbourne. En ese escrito, el equipo legal del gobierno australiano apuntó a que podría cancelar la visa de Djokovic incluso si el juez Kelly fallara finalmente en contra del gobierno y a favor del tenista.

Publicado en Internacional, Deportes