La Internacional de balonmano pone fin al uniforme sexista femenino

IUSPORT Noviembre 03, 2021

"Espero que este sea el comienzo del fin del sexismo y la objetivación de las mujeres y las niñas en el deporte ", le dijo al diario británico The Guardian Talitha Stone, quien fue una de las líderes que organizó los reclamos para modificar el reglamento

Este fin de semana se conoció que la Federación Internacional de Balonmano (IFH, por sus siglas en inglés) ha cambiado la normativa sobre la indumentaria para las mujeres en la competición de playa.

Ahora, en la regla número 4 sobre "Equipo, sustituciones y uniforme", se puede leer: "El uniforme del equipo femenino consiste en una camiseta sin mangas ajustada al cuerpo, pantalones cortos ajustados y accesorios permitidos".

La decisión es una consecuencia de lo que ocurrió a mediados de este año cuando la Federación Europea de Balonmano estuvo en los titulares deportivos por una decisión que nada tenía que ver con el deporte: habían multado a la selección femenina de Noruega de balonmano de playa por no utilizar un bikini como parte inferior del uniforme, tal como lo señalaba el reglamento oficial.

Las deportistas habían salido a disputar un encuentro del torneo europeo vestidas con un pantalón corto o short, muy similar al que utilizan los hombres en el mismo deporte.

Las jugadoras se quejaron en ese momento de que la parte inferior del bikini que les dijeron que usaran en la anterior competición les resultaban demasiado restrictivos e incómodos, además de que alimentaban la sexualización de sus cuerpos.

"Juntos seguiremos luchando para cambiar las reglas de la ropa, para que las jugadoras puedan jugar con la ropa con la que se sientan cómodas", señaló el equipo en un comunicado tras conocerse la decisión de castigarlas por utilizar los shorts.

El debate tuvo alcance internacional: la cantante estadounidense Pink se ofreció a pagar la multa impuesta a las deportistas.

La multa al equipo noruego había disparado, además, una campaña por parte de varias organizaciones para cambiar las reglas sobre la vestimenta obligatoiria de los equipos femeninos.

Y la decisión de la IFH ha sido recibida con beneplácito por algunas de estos colectivos.

Stone también había dirigido la campaña de Collective Shout en 2012 contra la Lingerie Football League (una vertiente del fútbol americano donde las mujeres juegan en bikini).

"Y que en el futuro todas las mujeres y niñas sean libres de participar en el deporte sin temor a fallas de vestuario y acoso sexual", agregó.

Publicado en Internacional, Deportes